Un hombre de 36 años, primer condenado por acoso sexual callejero en Holanda

23

A. L.

Un tribunal de Rotterdam (Holanda) ha impuesto las dos primeras multas de 100 euros por acoso sexual callejero a un ciudadano holandés de 36 años que importunó a dos grupos de mujeres el pasado verano.

El hombre, que llamó la atención de las mujeres, para después perseguirlas, lanzarles besos y realizar gestos con las manos, es el primero en ser multado desde que Rotterdam aprobó una normativa municipal que castigaba con multas el acoso sexual callejero, según la prensa local.

Las mujeres denunciaron que, habiendo dejado claro que no estaban interesadas en intercambiar conversación con el desconocido, él se aproximó insistentemente a ellas. Además de llamarles “bellas” o “baby” las persiguió y lanzó besos.

El acusado dijo en el juicio que no sabía que estaba prohibido decir cosas a las mujeres, que le parecieron muy guapas, está soltero y trataba de encontrar novia. El tribunal especifica en la sentencia que la condena se debe al acoso de perseguirlas y lanzarlas besos.

Rotterdam y Amsterdam han aprobado este año sendas ordenanzas municipales que castigan el acoso sexista en las calles. Las normas vienen avaladas por estudios que prueban que casi todas las mujeres entre 18 y 45 años de Rotterdam han sido abordadas de manera inoportuna por varones en la vía pública. En Amsterdam todavía no ha culminado ninguna denuncia.

Holanda no es el único país en el que se está legislando ya contra el acoso sexual callejero. En Marruecos se aprobó en septiembre la ley contra todas las formas de violencia que por primera vez penaliza el acoso callejero contra las mujeres. El primer caso, sin embargo, no pudo ser juzgado en Fez porque no aparecieron ante el tribunal ni la denunciante ni el acusado.

Este verano la Asamblea Nacional de Francia aprobó por unanimidad también una ley contra las violencias sexuales que, además de endurecer los abusos contra menores y retrasar la prescripción de ciertos delitos, penaliza por primera vez el acoso en la calle con multas entre los 90 y los 750 euros.

La primera multa en Francia la recibió también un joven, de 30 años, por las ofensas sexistas a una mujer en un autobús. Según la prensa local, el condenado a 300 euros de multa dio un cachete en las nalgas a las mujer y después la llamó “puta” y le dijo que tenía “unos pechos grandes”. Ella se quejó al conductor del bus, que llamó a la Policía.

En Españadonde una de cada tres mujeres asegura haber sufrido acoso por parte de un hombre en la calle, en el trabajo o en otro contexto— en julio Unidos Podemos presentó su propuesta de ley integral contra las violencias sexuales que incorporaría como delito el acoso sexual callejero, con penas de 3 a 9 meses de trabajos para la comunidad.

En septiembre fue el Parlamento Europeo el que lanzó una recomendación a todos los Estados miembros alentándoles a seguir el ejemplo francés y legislar contra el acoso sexual en el espacio público, después de averiguar que al menos un 55% de las mujeres en Europa han sido víctimas de acoso sexual en la calle, un delito infradenunciado.

FUENTE