Los paquetes bomba que mantienen en vilo a EE.UU. podrían haber sido enviados desde Florida

66

EUROPA PRESS

Las autoridades estadounidenses están estudiando pistas en Florida para hallar a la persona o personas que han enviado al menos 10 paquetes con material explosivo a destacados demócratas, críticos del presidente Donald Trump, y a la sede de la cadena CNN en Nueva York a lo largo de la última semana.

Philip Bartlett, del Servicio de Inspección Postal estadounidense, ha informado de que las autoridades aún no pueden confirmar la localización exacta desde la que fueron enviados los explosivos.

Sin embargo, se conoce que los paquetes podrían haber pasado por un centro de distribución de la ciudad de Opa-locka, en Florida, según han señalado los agentes en declaraciones a CNN.

Por su parte, la Policía de Miami-Dade ha anunciado que está ayudando en la investigación de las instalaciones de correo de Florida. “Nuestra unidad de explosivos está actualmente ofreciendo asistencia a nuestros socios federales en el centro de correo de USPS de Opa-Locka como parte de la investigación en curso sobre los paquetes sospechosos ubicados en otras jurisdicciones”, ha señalado a través de su cuenta en Twitter.

Hasta el momento, los últimos bultos interceptados por las autoridades estadounidenses fueron remitidos el pasado jueves al exvicepresidente Joe Biden y el actor Robert De Niro, sumándose a los enviados en los últimos días a destacadas figuras demócratas como el expresidente Barack Obama y la antigua secretaria de Estado Hillary Clinton.

Terrorismo nacional

Los cuerpos de seguridad están tratando la serie de paquetes explosivos como un asunto de terrorismo nacional y han aconsejado a la población que se mantenga vigilante. Los primeros datos publicados por fuentes de la investigación confirman que todos los bultos son similares y están compuestos por una tubería y cables.

Aunque se presentan rudimentarios, todos ellos podrían estallar con facilidad al ser manipulados, según ha explicado a la CNN el agente del FBI Bryan Paarmann, al frente de la división antiterrorista en Nueva York.

Los sobres tienen en común que la dirección del remitente es la de la congresista demócrata Debbie Wasserman Schultz, aunque con un error en su segundo apellido.

El FBI no descarta que pueda haber más paquetes enviados pero transmite que, por el momento, no han llegado a sus destinatarios salvo en el caso del enviado a al magnate financiero George Soros. 

FUENTE