Condenado a un año de cárcel un presentador de Egipto por entrevistar a un homosexual

43

EP

  • “La homosexualidad entra en contradicción con la humanidad y las religiones”, afirma el presidente del Consejo Supremo para la Regulación de Medios.

Un tribunal de Egipto ha condenado este lunes a un año de cárcel a un presentador de televisión por entrevistar a un hombre homosexual que afirmó haberse prostituido, según fuentes del diario local  ‘Al Ahram’.

Además, el tribunal ha sentenciado al presentador, Mohamed al Ghaiti, a pagar una multa de 3.000 libras egipcias, cerca de 148 euros) por “promover la homosexualidad” a través de su programa, que se emite en la cadena de televisión privada LTC TV.

La condena contempla que Al Ghaiti, aún a tiempo de apelar, pueda ser puesto bajo “vigilancia” durante un año una vez cumplida la sentencia.

En el país africano, la homosexualidad no se encuentra criminalizada de forma explícita, pero numerosos homosexuales han sido juzgados aludiendo a delitos contra el “libertinaje“, la “inmoralidad” o por “desprecio a la religión”.

Samir Sabri, el abogado que presentó el caso contra el presentador, ha abierto cientos de casos similares durante este año por “incitación al libertinaje”, entre ellos uno recientemente contra la actriz Rania Yusef por su vestimenta en una ceremonia en 2018.

Prohibido cualquier apoyo

El Consejo Supremo para la Regulación de Medios (SCMR) emitió en octubre de 2017 una orden prohibiendo cualquier forma de apoyo a la comunidad LGTBI en los medios de comunicación.

El organismo indicó que la homosexualidad es “una enfermedad vergonzosa” que no debe ser promovida por los medios, resaltando que los homosexuales solo pueden aparecer en los mismos “para arrepentirse”.

El presidente del organismo, Makram Mohamed Ahmed afirmó que “las últimas campañas promocionales que apoyan la presencia LGTBI en Egipto la presentan como un tipo de Derechos Humanos”. “Eso no es así, ya que la homosexualidad entra en contradicción con la humanidad y las religiones“, aseguró.

FUENTE